Make your own free website on Tripod.com

ROMERÍA A LA BASÍLICA

Por la década de los cincuentas, el arzobispo José Garibi Rivera dispuso que el día del regreso de la venerada imagen se cambiara al doce de octubre, fiesta conmemorativa del descubrimiento de América en la cual, por su significado mismo y porque industrias, oficinas y comercios suspendían sus actividades, podía toda la población participar en la romería tradicional.


Esta concentración de gentes que vienen de todos los rumbos, se han convertido, desde hace unos diez años por lo menos en uno de los actos característicos de las fiestas de Octubre en Guadalajara. El día once comienza a concentrarse una multitud incalculable de peregrinos venidos de todas partes para pasar la noche en los alrededores de la catedral que por su amplitud y por ser la Iglesia madre de la Diócesis, es el último sitio donde posa la imagen antes de su retorno.


Es el momento en que se acerca la carroza de la Virgen. "Aquí viene ya" esta a la vista la imagen querida; esta a unos cuantos metros la expresión dulce y amorosa de aquella madre... Luego que ha pasado Nuestra Señora, entonces si podrá desparramarse la multitud por las calles, colonias y fraccionamientos del rumbo, unas gentes buscaran un sitio mas sombreado en algún jardín, en algún parque.


Ahí tenderán un tapete en el suelo, sacaran las comidas, los antojos que prepararon de un día antes, las familias compartirán entre sí en unas de las formas de acercamiento y de identidad, a nivel ciudad, a nivel región, más efectivas que existen actualmente. En el interior de la basílica, para las personas que lograron penetrar a ella, tendrá verificativo, solemne misa de bienvenida, luego que la imagen es colocada en nuevo en sus trono.